Reformas: consejos prácticos

Realizar reformas en casa suele apetecer más con la llegada de la primavera. Parece que con el buen tiempo queremos deshacernos de todo aquello a lo que nos hemos aferrado durante el crudo invierno. Nos apetece abrir puertas y ventanas, cambiar de estética y hasta de aires.

reformar pisos

He aquí algunas recomendaciones para emprender el proyecto:

Conviene pedir varios presupuestos si es que no se conoce ya a algún profesional o empresa de confianza. Algo lógico sería pedir en torno a 3 o 4 presupuestos. Para evitar malentendidos e ir sobre seguro, siempre es bueno que el profesional o técnico nos visite y sepa de primera mano lo que queremos realizar.  En algunos casos, se pueden descubrir factores condicionantes como falta de espacio o posibles molestias a la comunidad. En otros casos, quizás nos aporten nuevas ideas antes incluso de realizar el presupuesto.

En cuanto al tiempo de la reforma, es algo muy variable que depende del mismo proyecto. No es lo mismo pintar un piso con pintura plástica lisa que pintar ese mismo piso teniendo que quitar el gotelé alisando las paredes previamente. No obstante, por tener unas referencias en días laborables, te oriento sobre lo que yo suelo tardar para algunas reformas sobre la base de un piso de 100 m2:

  • Pintura lisa:  4-5 días
  • Colocación de tarima flotante: 4-5 días
  • Renovación de cocina: 7-10 días
  • Renovación de baño (cambiando bañera por plato de ducha: 5-7 días
  • Reforma integral del piso haciendo todo: 30-40 días

En cuanto a precios, los materiales y suministros que empleemos van a ser determinantes. Un cuarto de baño (de unos 5 m2) puede costar los 2.000 a 3.000 euros con materiales y sanitarios de gama estándar. Pero si nos encaprichamos del mármol y en tener el último grito en sanitarios y grifería, el precio se puede doblar fácilmente. Renovar una cocina (de unos 12 m2), incluyendo materiales y muebles de cocina de gama media, puede salir por unos 6.000 euros.

El cambio de instalación eléctrica incluyendo interruptores, enchufes y puntos de luz con luminarias básicas (para un piso de 70 m2) podría costar en torno a los 4.000 euros. Por algo menos, unos 3.000 euros, podríamos rehacer las instalaciones de agua y calefacción. Y pintar el piso con dos manos de pintura lisa plástica, color blanco o pastel, puede costar unos 1.000 euros. El precio aumenta considerablemente si hay que alisar o quitar gotelé.

Con todos los presupuestos y costes encima de la mesa, debemos tener siempre en cuenta el IVA, que supone un encarecimiento del 10% para reformas de rehabilitación y un 21% para el resto. Y de todos los presupuestos recibidos, conviene desconfiar de aquellos extremadamente bajos. Podría ocurrir que intentasen ahorrar costes en materiales sean claramente de peor calidad y/o durabilidad. O peor aún, que no se acabasen los trabajos comprometidos por falta de dinero.

Ya por último, y una vez que vayamos a iniciar las obras, es conveniente informar a los vecinos y al presidente de la comunidad como gesto de educación que además nos puede evitar situaciones no deseadas como enfados, malas caras y quejas.

Visto todo lo anterior, parece que no es tarea fácil o que se nos va a caer el mundo encima. No obstante, se por mis clientes que la satisfacción que experimentan al ver el proyecto concluido, bien merece el esfuerzo. ¿Qué pensáis vosotros de las reformas? ¿Habéis tenido muchas sin-sabores? ¿Y satisfacciones?

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.